top of page

Una charla con Moisés Cárdenas. Sus obras, experiencias y recomendaciones.

Sobre Moisés Cárdenas


Actualmente radicado en Córdoba, Argentina. Moisés Cárdenas, nació en San Cristóbal, Estado Táchira, Venezuela, el 27 de julio de 1981. Poeta, escritor, profesor y licenciado en Educación Mención Castellano y Literatura.  Egresado de la ULA-Táchira. Ha publicado en antologías de Venezuela, Argentina, España, Italia y Estados Unidos. 


Entre sus obras: 

Libro Relatos de cualquier tipo, Editorial Solaris de Uruguay, 2022. Poemario En el jardín de tu cuerpo, Sultana del Lago Editores, Venezuela, 2021. Novela de género testimonial, Los ojos de un exilio, Editorial Avant, Barcelona, España, 2020. Publicación digital, Obra poética y narrativa, Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses, volumen 208, BAT. San Cristóbal, Táchira, Venezuela, 2018. Poemario infantil Mis primeros poemas, Ediciones Ecoval, Córdoba, Argentina, año 2015. Poemario Poemas a la Intemperie. Editorial Symbólicus, Córdoba, Argentina, 2013. Poemario Duerme Sulam. Editorial Cecilio Acosta, Museo de Barinas, Venezuela, 2007. Poemario El silencio en su propio olvido, Ministerio de Educación (IPASME) Caracas, Venezuela, 2008. Ha colaborado con artículos literarios en la revista Digital Incomunidade, Oporto-Portugal. En el Diario Digital Identidad Latina Multimedia de Hartford, Estados Unidos.

 

La entrevista

 

Beatriz: Para ti, ¿cuál es la importancia de los libros en la actualidad?

 

Moisés: Es muy importante la lectura hoy en día porque nos transmite valores más allá del conocimiento. Si bien tenemos libros digitales hoy día, los e-book, y hay una generación que se está acostumbrando a la lectura digital, no deja de ser maravilloso y mágico seguir leyendo el libro en papel, es importante también porque ese aroma, lo que transmite al abrir el libro en sus páginas, pues nos envuelve.

Hay debates sobre si se lee o no se lee. En realidad, eso depende de las generaciones. Hay mucha movida en la literatura infantil y en las redes sociales, pues se está promoviendo también la lectura, hay todos los gustos y nunca se va a dejar de leer. Hoy en día se buscan diferentes formatos de lectura, pero hace viva a la lectura, aunque nada suple a un libro impreso.

 

Beatriz: Tener un libro de tapa dura, hacer anotaciones, es una experiencia totalmente distinta que estar en una pantalla. Siento que las pantallas nos ponen una especie de barrera y no nos permite experimentar eso que implica leer un libro. Siguiendo con la idea de los libros, ¿cuál escritor o escritores han influido en tus trabajos?

 

Moisés: Bueno, uno de los escritores que han tuvieron mucha influencia al principio de mis letras fue Pablo Neruda, no siempre lo menciono porque fue el que me marcó cuando inicié en el mundo de la poesía. y que inicié a través de una profesora de secundaria quien me daba clases de castellano y literatura y leía los versos de Neruda, su poesía me cautivó, me gustó muchísimo. Luego leí mucho a Rubén Darío. También leí bastante autores de la ciudad donde yo nací, de San Cristóbal, que eran poetas regionales. Sí, la poesía también venezolana de Andrés Eloy Blanco. Ya con el paso del tiempo, Mario Benedetti. Sobre cuento, un autor que es venezolano que se llama Alberto Jiménez, él es un escritor ya de trayectoria y con él pues tengo un vínculo de amistad, me dio ese empujoncito para la hora de la escritura de la narrativa. Después, con el paso del tiempo, me fui desprendiendo un poco de esos vicios que se dejan o que se tienen, como que se elevan ciertas palabras o cierto estilo de los poetas que uno ha leído, eso ya con el pasar del tiempo a ir puliendo la obra, pero fueron escritores que me marcaron.

 

Beatriz: Bien dicen que somos lo que leemos. Siempre terminamos escribiendo como nuestros autores favoritos y pues así vamos construyendo nuestro estilo. No es que copiemos totalmente, pero es una forma de ir construyendo este camino y siempre tendremos algo en lo que nos parezcamos a otros autores. Y qué bueno que combines estos clásicos de la literatura latinoamericana y pues tus contemporáneos o casi contemporáneas. Siempre es necesario tener un panorama general, abierto. Muchas personas ya no quieren leer clásicos y otros que no quieren leer a los suyos, esto cierra muchas puertas para la escritura.

 

Moisés: Así es. Cuando empecé la formación empecé a ver tanto a los clásicos como a los actuales, porque sin duda, aquellos buenos escritores contemporáneos leyeron también los clásicos y se formaron. Entonces sí, hay que tener esa visión.

Me ha pasado cuando he dejado algunas publicaciones, una vez me preguntaron por qué había puesto esas citas de hace 70 años. Yo dije que los libros no tienen caducidad, nunca se vencen, no tienen fecha de vencimiento como un paquete de harina o de galletas.

 

Beatriz: Los libros son tan contemporáneos como nosotros los queramos hacer. Y cuéntame ¿cómo empezaste a escribir?


Moisés: ¿cómo empecé con la escritura? Bueno, yo empecé muy tarde, digámoslo de esta manera, porque hoy en día uno les pregunta y dicen “empecé a los 4 años a escribir mi primer poema, a los 7 hice un cuento, a los 12 inicié casi con la composición de una novela”. Yo empecé tarde a los 17 años porque por lo general en la infancia era me la pasaba jugando, pero lo pasé jugando casi toda la infancia, así que ni siquiera ver un libro. Ya en la secundaria fue que me encantó la poesía por medio de las clases que siempre voy a recordar de esa maestra de castellano y literatura, un día me invitó a la biblioteca de la ciudad, en ese entonces se visitaban mucho las bibliotecas y allí era donde pasaba las tardes, casi todas las tardes me iba para la biblioteca.

 

Entonces inicié tarde a los 17, a los 18. Creo que escribí un poema que no recuerdo dónde está, que son de esos poemas que son propios de la juventud entre nostalgia, tristeza, amor, desamor y, en realidad, no sé dónde paró ese poema. Después, a los 20 años en la universidad, ahí donde me formé a través de talleres literarios, participé en encuentros de escritores, realicé actividades culturales dentro de la universidad, con unos amigos formamos un grupo literario y bueno, ahí empezó el terreno a explorarse un poco.

 

Beatriz: Yo siento que en la universidad es donde nos formamos más para escribir. Hay muchas personas que desde muy chicas están escribiendo, están creando, pero todos tenemos un tiempo distinto.

 

Moisés: Así es, nada mejor que en la universidad cuando nos estamos formando profesionalmente, para ir a este mundo de la escritura.

 

Beatriz: Sí, sí, porque la experiencia de la vida ayuda muchísimo también para poder escribir más adelante. Entonces, todas las vivencias de recuerdos que estuvieron también ayudan muchísimo. Hablando de experiencias, ¿cuáles han sido tus libros favoritos?

 

Moisés: Bueno, a mí me gustó mucho el Principito, lo leí como a los 16 años porque mi hermana lo leyó, me lo me comentó y yo le dije, bueno, lo voy a leer. Fue mi primer libro. Después leí las obras de Neruda, el más clásico de todos, 20 poemas de amor, después Crepusculario y a partir de ahí leí Azul, de Rubén Darío, 100 años de soledad de García Márquez. Ya en la universidad, leí a otros autores como Octavio Paz. Un libro que también me marcó mucho fue Las cartas a un joven poeta, fue clave en formación poética.

 

Beatriz: Y bueno, siguiendo por esta línea, ¿cómo es tu proceso creativo? ¿Planificas tus historias antes de escribirlas? ¿Te van surgiendo poco a poco te vas a hacer algo, vas juntando estas ideas a lo largo del tiempo, cómo lo haces?

 

Moisés: Bueno, por lo general yo tengo un cuaderno de notas y ahí voy dejando algunas ideas, ideas que me van surgiendo en el transcurso de los días. Una inspiración en mi caso particular, debo estar como motivado o inspirado a algo y eso es el click que me da para empezar a escribir teniendo ideas, muchas en la cabeza, pero a veces tardan un poco de conectarse.

 

Beatriz: Luego percibimos a los escritores como personas que siempre están escribiendo, que toda la vida tienen ideas y que pueden sacarte un poema de cualquier cosa, pero los procesos siempre son distintos en cada persona, como dices, necesitas tener como ese momento de inspiración y siempre es necesario.

 

Moisés: Así es, incluso pasa tiempo que no escribo, puede pasar meses, pero después como que vuelve todo de golpe y lo aprovecho.

 

Beatriz: Es sorprendente que digas esto, por todas las obras que tienes, parece que ha sido un proceso continuo.

 

Moisés: Sí han sido por momentos. Por ejemplo, el primer Libro Duerme Sulam, el poemario, fue por una situación de viajes a las montañas, viajaba mucho a las montañas a escalar y a leer libros de filosofía, ahí me inspiré por completo, al bajar de vuelta a la casa empecé a escribir.

 

Beatriz: ¿cómo ha sido tu experiencia como escritor?

 

Moisés: Una experiencia fantástica, maravillosa, a veces abrumadora, a veces hasta nostálgica, porque las metas que uno quiere lograr a veces tardan en llegar. Cada escritor tiene sus metas, uno busca sus objetivos y pueden tardar meses, hasta años y por ahí es una experiencia que a veces abruma. Por ahí tengo personas que han leído alguna obra y me dicen, me gustó o me llenó y uno lo que busca es que ese texto lo lleve, lo ayude, bueno, a mí me motiva mucho eso.

 

Beatriz: Sí, también no es el escribir por escribir, al final de cuentas lo estás escribiendo al público, a los lectores y cuando ellos te dan esa retroalimentación es muy bonito ese sentimiento de que te lean.

 

Moisés: Así es, sin duda alguna se escribe para ser leído.

 

Beatriz: De todas tus obras, ¿cuál dirías que es tu favorita si es que tienes alguna?

 

Moisés: Cada libro tuvo su proceso, su etapa y sus situaciones de vida. Hoy día tengo muchos libros inéditos, más de 14 que no están publicados, algunos de esos son mis favoritos. De los que están publicados, si pudiera elegir dos los elegiría, pero es difícil. Diría que mis primeros poemas que es un libro infantil que saqué, puedo decir que es de mis favoritos porque jamás en la infancia había escrito un poema y ya siendo adulto escribo poemas infantiles que tienen algo de adulto. Duele Sulam que es mi primer poemario también es de mis favoritos porque marca mi inicio dentro de la poesía.

 

Beatriz: Hablando de esa variedad, ¿cómo es que fuiste cambiando tanto tus temas?, ya mencionaste un tanto de las experiencias y las etapas que has tenido, pero ¿qué te llevó a cambiar tanto de una obra a otra?

 

Moisés: Yo creo que mucho tiene que ver por mis ansias de conocer cosas y de aprender y porque, como tú dices, a veces en el fondo nuestras obras hablan de nosotros mismos también y dentro de la literatura se plantea esa pregunta, ¿es importante conocer la vida del autor para comprender sus obras? Pues sí, porque es parte mía.

Me gusta hacer cosas distintas, eso quizás en temas de la literatura apoyan. Voy leyendo de todo un poco y de ahí me alimenta para escribir también porque tengo desde un poema hasta un cuento de ciencia ficción o fantástico o extraño que está ahí catalogado entre extraño, pero después paso después a otros procesos creativos que están inéditos, que son de autobiográfico. Entonces, bueno, así sucesivamente va.

 

Beatriz: Y pues siempre vamos cambiando, ¿no? Pero por lo regular los escritores siguen una línea. Muchas veces no es fácil cambiar de género, adaptarse a algo nuevo; aunque siempre es enriquecedor, pero a veces muy complicado, muy laborioso.

 

Moisés: Sí, yo empecé con poesía y en la narrativa empecé tarde como a los 35. Escribí mis primeros cuentos con ayuda de un gran escritor. Tenía muchas ideas en la cabeza y bueno, me dijo “Ven. Vamos a ver cómo le damos forma”. A partir de ahí surgió también mi veta para el ensayo, pero es una de las cosa que tengo en mi cabeza y estoy esperando el momento; tengo muchos artículos y trabajos de investigación.

 


Beatriz: ¿Consideras que en tus escritos, ya sean los pasados o los más actuales, realizas crítica social?

 

Moisés: Puedo decir que sí, en algunas obras. Tengo un libro que se llama Los ojos de un exilio, que es una novela testimonial. Sí, distinto a la poesía, no distinto a los temas de la poesía o a otros libros de relatos. Los ojos de un exilio es un libro de crítica social, no hacia un gobierno en sí, sino a la humanidad misma, a lo que nosotros somos, o que lo que perdemos. Sí, es una crítica social hacia la migración porque nos afecta, porque tenemos que huir de países.

Sin duda alguna el escritor o el poeta debe tener un compromiso, es parte de su oficio, tener un compromiso social. Que en este caso no se va hacia banalizar algo, simplemente se trata de buscar ser algo mejor y eso nos hace sensibles, ser seres sensibles, pues nos afectan los problemas de del mundo, las situaciones nos afectan y esas situaciones las podemos llevar a través de la palabra. Pues es también aprovechar esta habilidad que se tiene de escribir y la plataforma, todo para a veces hablar de cosas que nos afectan, como es todo el tema de la migración tan latente hoy en día. Y pues sí, como escritores siempre, siempre queremos hablar. ¿Los podemos evitar? No. Quizás somos apasionados a temas del ambiente, quizás nos afecta el cambio climático, entonces podemos crear quizás un cuento que tenga que ver con eso y así sucesivamente. Algunas cosas más que otras, pero no nos podemos alejar de estas situaciones, de lo social.


Beatriz: Claro, es parte del oficio. Y bueno, ahora me gustaría retomar tu libro Relatos de cualquier tipo. Cuéntanos ¿qué podemos encontrar en esta obra?

 

Moisés: Bueno, este es un libro, no de crítica social, pero tampoco es romántico. Sí, son una serie de relatos muy breves que son eróticos. Pero a su vez son sutiles. Tienen jocosidad con finales inesperados y así va, tiene algo de fantástico y algo de ciencia ficción. Se puede ver desde el tema del erotismo, del deseo, pero también de los jocos, por ejemplo, un relato se llama “La apuesta” o hay unos relatos que tienen incluido poesía. Es un libro que se puede leer fácilmente, muy rápido y no es muy difícil. Los relatos se entienden, se van al directo a un final inesperado, eso hace que los cuentos quizás hagan reír. Hay momentos que el libro, la piel o las mejillas pueden ponerse un poquito rojas por las escenas, pero no todo va hacia el morbo, es sutil, podemos decirlo así, es sublime.

 

Beatriz:  Me gustó bastante y como mencionas, puedes experimentar distintas cosas según el relato, y esto es bastante emocionante porque no sabes qué te vas a encontrar en cada sección del libro. Ya para cerrar la entrevista, ¿algo que le recomiendes a los nuevos escritores y escritoras?

 

Moisés: Recomiendo mucho la lectura. Leer es fundamental para quien quiera ser escritor. También recomiendo no apurarse cuando se quiere escribir, si bien hoy día vivimos con una época donde hay que hacer rápidas las cosas, pero también es bueno si no llega nada, ninguna idea, pues es disfrutar de los momentos, así sea salir a caminar o jugar, hacer un deporte o liberar un poco la mente para poder escribir. La observación es buenísima en el caso de los narradores e ir a lugares, tomar notas de los ambientes y eso es bueno para incorporarlos. Otra de las cosas es que escuchen música y vean películas, eso ayuda muchísimo a tener ideas. Y formarse con otros autores y poetas, no negarse a leer a otros escritores, sino compartir sus obras. En este mundo hay de todo, hay gente que de la noche a la mañana ya quieren llegar hasta la estratósfera o quienes tienen la envidia malsana. Hay cosas así que pasan, pero bueno, la humildad es importante y es humilde aquella persona que reconoce lo que está haciendo y quiere aprender más.

 

Beatriz:  Alimentarse de un de todo un poco, ir adquiriendo conocimientos de todo lo que vayamos viviendo.

 

Moisés: Sí, eso sin duda alguna. Y tomar después los caminos o de las temáticas que quiera ya el autor elegir. Se está escribiendo mucho lo vivencial, pero se está dejando un poco la inventiva, la imaginación o lo fantástico, en este caso de la narrativa.

 

Beatriz: Sí, pues, ir recuperando también tradiciones literarias, e ir construyendo nuevas.

 

Moisés: Exacto, exacto, porque podemos decir que ya está todo inventado o que los vanguardistas lo hicieron. Sí, lo bueno hay que aprender de ellos e ir incorporando al texto en base a nuestros momentos históricos en que vivimos, nuestras circunstancias, nuestras épocas. Quizás la forma de expresar el amor, no es la misma de hace 200 años, hoy día son otra manera de verlo, pero siempre la imaginación va a estar presente desde que andamos, siempre tenemos esa imaginación y es lo que creamos. Entonces nuevos autores, a escribir, a formarse, a leer mucho. Y sin duda alguna, aprender de otros.


Para contactar a Moisés Cárdenas y encontrar sus obras:

Instagram: @Moisescardenas


Sus obras:

 

 

 

 

78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page