ARTE ERRANTE

Este espacio está dedicado al arte en todas sus variaciones, conoce más sobre los artistas dando click a las imágenes.

Es cultura, es creatividad, es humanidad.

La obra de
Leticia Ochoa Castillo

Encuentra más de su trabajo en Instagram: @tropicalroboto

Colección camuflaje

Otros trabajos

Cuerpos sin cabeza
Fortaleza
Granaderos, foto encontrada en la basura
La vida es perfecta
Monumento
Plan de recuperación
Revolución zapatista

Sobre Leticia Ochoa

Leticia Ochoa artista plástica originaria de Tamaulipas. Comenzó a pintar en el taller de Humberto Luque Ramos en Tampico. Posteriormente se mudó a la ciudad de Guanajuato en donde estudió la Licenciatura en Artes Plásticas de la Universidad de Guanajuato con especialidad en dibujo y pintura. Realizó un intercambio académico en la Escuela Nacional de Artes Plásticas ENAP perteneciente a la UNAM. Cuenta con dos exposiciones individuales: la primera en 2014 titulada “Camuflaje” en la Galería Jesús Gallardo en la ciudad de Guanajuato y la segunda en el 2021 titulada “¿Has visto cuánto se parecen las nubes al fuego? En el espacio de arte Vervia en Ciudad Madero, Tamaulipas. Ha obtenido algunos premios y reconocimientos en concursos de artes visuales y de pintura. Cuenta con diversas exposiciones colectivas en diferentes ciudades del país y una en La Paz, Bolivia. Trabajó como maestra de Artes Plásticas e Historia del Arte a nivel educación medio superior y posteriormente trabajó para dos marcas de diseño industrial. Recientemente fue beneficiaria del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA) del estado de Tamaulipas.

leticia ochoa.jpg

Mi trabajo artístico se basa en la observación y registro de experiencias de mi entorno cotidiano. Mi primer acercamiento por lo regular es por medio de notas fotográficas que después examino y experimento de manera libre, haciendo uso de lenguajes como el dibujo, la pintura o la escritura. Los temas de mi interés son: el futuro en su calidad incierta, los centros comerciales como burbujas de otra realidad, las conversaciones en el transporte público y la violencia que se ejerce en todos los lugares y de diferentes formas. Estoy convencida de que el arte propicia espacios de reflexión y discusión en diferentes niveles, diálogos que con palabras no sucederían. De manera personal creo que el arte es también para crear afectos, entendernos y ver hacia el futuro, es una oportunidad de detenernos a observar, meditar, evaluar y pensar en nosotros mismos, la naturaleza y nuestro entorno.