top of page

La fragilidad humana ante El ojo del Huracán

Actualizado: 14 feb


El pasado 19 de octubre fuimos testigos de la inauguración de En el ojo del huracán en la Alianza Francesa, una exposición de la artista Coline Raposa que nos invita a la reflexión sobre la calma en medio de la crisis, del desastre. La exposición estará hasta el 13 de noviembre en la Alianza Francesa Del Valle e Interlomas, la entrada es gratuita.


Coline Raposa (1995) nació en Francia, pero la vida la llevó a habitar en América Latina desde el 2015, antes de eso estudió literatura latinoamericana y ciencias políticas, formación que se asoma en sus obras inquietas y reflexivas. Podemos destacar de sus obras el diálogo que muestran entre distintas culturas, entre lo latente en una Latinoamérica lastimada y que aun así espera al arcoíris tras la tormenta, más que una lucha de antagonistas, se trata de dos fuerzas opuestas en coexistencia, que conviven y buscan armonía. Sobre esto Coline nos cuenta que:


Vivir en Latinoamérica desde los 19 años me permitió reencontrarme con la curiosidad innata que tenemos los seres humanos en la infancia pero que vamos perdiendo a medida que nos moldea nuestro entorno. Cambiar de entorno me hizo considerar la infinidad de rumbos que puede tomar la vida, pero también los factores sociales, culturales, económicos, o históricos que determinan en parte nuestras conductas. Esto me ayudó a tratar de desprenderme un poco de este determinismo, para alcanzar un mayor grado de libertad y elección individual. De ahí que me atreví a dedicarme al arte y a usarlo para interrogar las diferentes formas de vida que se pueden tener. Por ahora suelo representar elementos de las culturas latinoamericanas, porque es donde estoy viviendo ahora.


Ese diálogo constante en sus obras cuenta historias sobre viajes y experiencias que necesitan ser resguardadas en la memoria porque son el resultado de una conjunción de visiones sobre el mundo. En ocasiones, ver desde el exterior permite tener una mejor imagen de nosotros mismos, pero al tener conocimiento de lo que estamos viendo podemos llegar a comprender; así Coline se asoma desde una mirada ya no tan extranjera, porque no solo ha visitado sino que habita, vive y con-vive con el contexto latinoamericano y desde su comprensión del espacio nos puede dar obras como las que presenta en En el ojo del huracán.




Desde mi perspectiva, la apuesta de Coline por la interculturalidad le da mayor sentido a lo que presenta, ya que se despega de la idea occidental de Latinoamérica, se interna en el ambiente y lo interpreta desde distintos ángulos. El resultado es una representación con multiplicidad de colores y formas, que unen y quieren ponerse en el lugar del otro.


Los seres humanos se han dedicado a contar historias desde tiempos inmemoriales, mediante historias transmitidas oralmente, libros, pinturas rupestres, canciones, obras de teatro… Las historias entretienen, educan, preservan la memoria y crean conexiones emocionales entre las personas. Hoy en día, el cine, las redes, las series, los videojuegos etc. se sumaron a las formas de narrar historias y ciertas industrias de entretenimiento son tan exitosas a nivel global que pueden llegar a opacar historias menos convencionales.

En mis obras, trato de contar historias que reflejen una variedad de voces y formas de concebir el mundo, pero también abordo temas que remiten a nuestra experiencia compartida en la tierra y nuestra vulnerabilidad. En este sentido, sí creo que la presencia de esta interculturalidad puede llevar a una mejor comprensión entre seres.


Ya abordando a las obras de manera más particular, me gustaría destacar la presencia de elementos mexicanos como los voladores de Papantla, el hombre jaguar, las cactáceas, los alebrijes y el penacho, cosas que vemos en la cotidianeidad o de las que se nos ha hablado hasta el hartazgo, de las que pasamos de largo porque son comunes y las hemos normalizado. Así mismo dejamos pasar la crisis migratoria, la narcocultura que tanto nos ha dañado, el turismo gentrificador y muchas otras injusticias en el México contemporáneo —compartido en toda LATAM— injusticias que aceptamos sin querer, pero cuando las percibimos decidimos combatirlas y luchamos desde nuestras trincheras para no seguir tolerándolas, parte de esto vemos en las obras de Coline, esa reflexión sobre el cómo y con quién nos relacionamos, pero también una crítica a lo que ella ve como intolerable, a lo que ha presenciado y designado injusto. En sus palabras:


47x65cm (18.5x25.6in) Marcadores 2022 Los primeros en volar: antes de los globos, el avión o el helicóptero o incluso el bungee, estuvieron los Voladores de Papantla. Son los protagonistas de una ceremonia de las culturas mesoamericanas para pedir por la fertilidad de la tierra. Al pie del palo se erige una ofrenda y los voladores se echan al aire con los brazos extendidos, como aves en vuelo
VOLADORES

Esta exposición está inspirada en elementos de las culturas mexicanas y dominicanas, que son los dos países donde he estado por más tiempo en estos últimos años. Tiene referencias prehispánicas (el Penacho de Moctezuma, el hombre jaguar, el ritual de los Voladores de Papantla, la cacique Anacaona, el uso milenario del peyote y los hongos) pero también alusiones a aspectos más contemporáneos (la narcocultura, las migraciones, el turismo de masa, el consumismo…). Es una reflexión amplia sobre la relación del ser humano a la naturaleza y a los demás seres, desde tiempos antiguos hasta la actualidad, para considerar los desafíos actuales desde un ángulo que no solemos tener. Retrato lo que desafía mi comprensión del mundo, sea por su grandiosa belleza, o, al contrario, porque me causa una sensación de horror o injusticia. Es un intento de canalizar la inconformidad con el estado actual del mundo, para abrir otras perspectivas basadas en el respeto por la vida.


Dejando un tanto el mensaje para enfocarnos en los elementos visuales de la obra de Colina Raposa, es necesario destacar su técnica, la combinación de marcadores y acrílico, líneas firmes y rectas de colores brillantes, que dan ilusiones ópticas y tienen detalles agradables que aparecen inesperadamente. Algo que me gustó bastante de la mayoría de sus obras es que dentro de cada una se hayan distintas escenas, la puedes ver completa o desmenuzarla poco a poco, cada cuadrante puede ser un cuadro mismo con su propio sentido aunque viéndolo en su totalidad se comprende su función, lo podemos apreciar en el cuadro En el canal de la mona no hay famosos.


64x50.5cm (25.2x19.9in) Marcadores y acrílico 2023 La yola es un animal que se alimenta de gente en República Dominicana y las deposita en Puerto Rico. El canal es un animal que a veces se alimenta de yolas y sus esperanzas.
EN EL CANAL DE LA MONA NO HAY FAMOSOS

Percibo a las obras de Coline como puestas en escena porque tienen movimiento y vida, te llevan a experimentar momentos en cada una de sus escenas. Cada cuadro es un momento y su técnica pictórica permite recrearlo en nuestras mentes, como en la obra Caza en la que nos podemos sentir aprisionados por esa tragedia que intenta verse cómica.



Mencioné que sus obras dan ilusiones ópticas, esto se debe a los colores y a los trazos que dotan de mucho movimiento a cada escena, fácilmente lo podemos ver en la obra Ojo del Huracán que muestra una especia de mapa meteorológico y que si lo miramos fijamente, podremos sentir su movimiento, el avance del huracán y todo su revuelo. Sobre su técnica Coline nos cuenta lo siguiente:


Descubrí los marcadores de acrílico cuando me acerqué a las culturas urbanas, al muralismo y la comunidad del grafiti en el 2015 en Colombia. Presentar obras hechas con esta técnica en galerías y museos me parece bastante subversivo. La infinidad de colores que tienen, la resistencia al tiempo, el trazo fino que permiten y el hecho de que se puedan usar en cualquier soporte (papel o canva en mi caso) me encanta. Luego, en el 2018, en el Amazonas brasileño, tuve la suerte de conocer la obra de Jaider Esbell con su exposición TransMakunaima. Vi que este artista usaba los mismos marcadores que yo pero sobre fondo negro. Me pareció que el negro hacía resaltar aún más los colores y empecé a dibujar con este fondo. La pintura acrílica se sumó después porque permite hacer degradados de colores y darle más relieve al dibujo.


100x70cm (27,5x39in) Marcadores y acrílico 2023 El ojo de un huracán es un instante de quietud en medio de una tormenta. Carecemos de estos momentos de respiro: nos enfrentamos constantemente a desafíos cambiantes. Nos vendría bien tomarnos una pausa para pensar decisiones colectivas para el futuro.
EN EL OJO DEL HURACÁN

Por último rescato de El ojo del huracán que somos entes frágiles y en constante peligro, vivimos en medio del caos que nos acuerpa y nos permite colocarnos donde el aire todavía se alcanza a respirar, en ese ojo del huracán donde existe tranquilidad y conversamos sobre nuestro día para voltear después y darnos cuenta de la tragedia.


Después de tantos adelantos, nada más me queda extenderles una invitación para acercarse al trabajo de Coline, ya sea asistiendo presencialmente a la Alianza Francesa del Valle o Interlomas, o por medio de sus redes sociales.




Sobre Coline Raposa:

Artista y politóloga francesa, Coline Raposa ha estudiado y trabajado en diferentes países de Latinoamérica. Su arte propone un recorrido inspirado en vivencias cotidianas del continente para explorar la identidad de los pueblos latinoamericanos. Ha encontrado a través de sus creaciones una forma de desatar sus aguaceros interiores generados por su insatisfacción ante ciertas realidades, pero también una forma de compartir su fascinación ante hallazgos que considera valiosos. Su obra sumerge al espectador en una experiencia estética de la cual surgen múltiples reflexiones. Su trabajo es un testimonio de una búsqueda que interroga nuestra humanidad venenosa hacia el encuentro de un mejor vivir.


166 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires

Noté 0 étoile sur 5.
Pas encore de note

Ajouter une note
bottom of page