Realidades alternas en la fotografía de Esteban Hernández

Actualizado: 13 may 2021

Con la súbita aparición del COVID-19 y su contagio por todo el mundo han provocado una pandemia como no se recuerda otra no solo por los altos registros de contagios sino también por el estilo de vida que trajo consigo. El uso intensivo del internet para tratar de seguir con nuestra vida, el encierro abrumador, la soledad de la pantalla y los conflictos de afuera nos hizo darnos cuenta del valor que tiene nuestra vida, nuestra familia y amigos, sin relaciones ¿Qué somos?

Así como escribió alguna vez Scott Fitzgerald, "el momento más solitario en la vida de alguien es cuando está viendo que su mundo se desmorona y lo único que puede hacer es mirar fijamente." No abrazos, no besos, sana distancia para todos, cubrebocas y quedarse en casa mientras el mundo agoniza, utilizamos más de los recursos esperados, surgen guerras y manifestaciones; las actividades esenciales son aquellas que no podemos hacer.

Las fotografías de Esteban Hernández nos transportan a ese estado al que entramos desde que comenzó la pandemia, no hay caras solo ojos y una voz de desconocida procedencia. Un mundo de ideas que se expresa mediante el arte digital y que nos susurran "estás ahí pero no existes, desapareciste en cuanto tuviste que entrar y para salir tendrás que esperar".

La vida cotidiana se trata de mostrar tan estética y ficcionalizada como sea posible pero siguiendo la tendencia de verse sin filtros. Lo auténtico es falso pero causa cierta satisfacción, cumple nuestra necesidad de tener una vida perfecta basada en tendencias y hashtags; a pesar de estar encerrados tratamos de crear el mejor contenido para nuestros followers, sin importar lo ordinaria que puede llegar a ser nuestra vida en el exterior. Buscamos lo auténtico con tintes de falsedad, lo normal editado pero no escarbamos en la profundidad de lo que se nos muestra. En cambio, las creaciones de Esteban Hernández no pretenden mostrar la vida real tal y como aparenta ser, presenta aquello que si es, en su interior, esos pensamientos que no dejamos salir de nosotros pero que cada vez nos exigen más dejarlos florecer, son esas realidades alternas que están dentro de nuestras mentes, que leemos en los libros, que vemos en películas y que siempre están ahí.

La cuarentena nos demuestra una vez más lo aburrida que puede llegar a ser la vida real cuando no se está pretendiendo, cuando caes en cuenta que no vives tu vida al estar viendo como alguien más la vive. Quizá su sentido sea otro pero viéndolas en este contexto ¿no somos todos cabezas huecas?

Más que fotografías, las obras de Hernández son verdaderas obras de arte digital llenas de conceptos fácilmente adaptables a las peores y mejores situaciones, hablan de manera indirecta de cuestiones centrales a la problemática social actual y del sentir del propio artista. Se acercan a la crítica social sin tener una intención moralista, son perspectivas críticas que generan preguntas a nosotros mismos sobre nuestro estado actual y nuestra soledad.

Las fotografías del artista pueden verse en sus perfiles de Instagram @arcadekeys y @arckey2







56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo