Microficciones 2020 en voz de sus productorxs.

Actualizado: 21 abr 2021

El arte forma parte nuestras vidas y nos salva de la locura, es una forma de expresión, pero también de entretenimiento ¿Qué sería del mundo sin arte en esta pandemia? No me refiero solamente a películas y libros, hablo de todo tipo de artes, desde un dibujo hasta una puesta en escena; todas y cada una de las expresiones artísticas que existen, nos dan un motivo para sonreír y reflexionar a pesar de la tormenta. 

Artistas y productores han tenido que adaptarse a los nuevos formatos para sobrevivir, así como dijo Allison Smith “Nuestro trabajo principal como artistas es hacer el arte que solo nosotros podemos hacer, ahora mismo en los tiempos en los que vivimos”. El arte no se acaba en una crisis, al contrario, se adapta y se transforma conforme a los tiempos, ese ha sido el caso de los artistas escénicos que han sido obligados a dejar sus espacios físicos de trabajo y expresión en pro de su salud, ahora se han abierto camino en una región conocida pero diseñada para sus prácticas artísticas, al menos no lo era hasta ahora, me refiero al mundo digital.

Este 30 de octubre es el estreno de las microficciones 2020, un evento creado por la UCSJ, que muestra el resultado de la adaptación de las producciones escénicas al espacio digital. Hablamos con Natalia De La Garza, Débora Montiel, Adrián Gómez, Cecilia Paulsen y Danely Sáenz, encargadxs de la producción de las cuatro microficciones de este año para que nos hablaran sobre su experiencia preparando un montaje escénico online.


Beatriz Alvarado: ¿Cómo es que las microficciones se componen por cuatro obras pequeñas que conforman una sola narración?


Adrián Gómez: El proyecto es el cuarto año que se realiza y la idea es que la licenciatura en producción de espectáculos, nosotros, los alumnos de tercer semestre, produzcamos pro primera vez algo real, algo concreto y que pongamos en práctica todo lo que hemos aprendido. Cada equipo se encarga de tener su propia estructura y de producir esta obra que es de entre 10 y 15 minutos para que así se componga un espectáculo como un todo.

La forma en que se hicieron los textos este año fue un taller de la licenciatura en escritura creativa, específicamente para los textos, durante la creación de los mismos textos se decide la línea en la que se va a trabajar porque cada año es una temática distinta. El proyecto se ubica en las jornadas académicas de la UCSJ, este año el tema es la época Isabelina y no hay en el teatro nada más isabelino que Shakespeare, es por eso que estamos trabajando con obras de Shakespeare y con Fausto de Marlow.


Beatriz: ¿Cuáles son las obras que están trabajando?


Natalia De La Garza: Las obras son adaptaciones de los pecados de Fausto en obras de Shakespeare. La obra que yo estoy trabajando es Entre yago y otras voces y se basa en Otelo, nuestros pecados son ira y envidia.


Débora Montiel: Yo estoy produciendo Déspota, pájaro y esclavo. Esta obra juega con los personajes de La tempestad y nuestro pecado es la avaricia.


Danely Sáenz: Yo estoy produciendo Aquí no crecen las flores, esta en particular no se basa en una obra, sino que juntamos a tres universos, Hamlet, Titus Andronicus y Macbeth. Nuestra propuesta se basa en las tres mujeres más importantes de estas obras, los pecados que se van a encontrar en estas tres mujeres son pereza y soberbia.


Adrián: Mi obra es El banquete y está inspirada en El sueño de una noche de verano. Estamos trabajando principalmente con los personajes de Hermia y Helena y nuestros pecados son la gula y la lujuria los cuales son representados por estos dos personajes.


Beatriz: ¿Cómo ha sido su proceso trabajando con estas narraciones? ¿Cómo han logrado plasmarlas en una obra de teatro?


Débora: La verdad ha sido muy interesante porque las obras no fueron escritas para ser representadas en forma digital. En mi obra hay mucho intercambio físico y esto llevado a la pantalla ha sido trabajar mucho con simbolismos, con metáforas, tratar de entender qué es lo importante, qué está representando la obra y buscar una forma de llevarlo a la pantalla de una forma que no sea tan literal. De hecho, nuestros actores trabajan en la distancia, estando cada uno en un cuadro; esto hace que la interpretación que se tenía planeada se tenga que modificar y jugar con estos lenguajes para adaptarlo en una modalidad de “cuadrícula”.


Beatriz: ¿Las dramaturgas o dramaturgos que escribieron las obras han trabajado junto con ustedes?


Natalia: Siento que ese proceso ha variado porque depende qué tanto se han involucrado las dramaturgas en este proceso. En mi caso, nos dieron libertad de hacer lo que quisiéramos, incluso cambiamos el nombre y los personajes; le pedimos a la dramaturga que nos ayudara a hacer un nuevo texto a partir del que ya tenía. Cada equipo ha tenido un proceso muy distinto.

Adrián: En mi caso, en específico, las dramaturgas si han estado muy de la mano con nuestro proceso creativo; nos han ayudado mucho, no solo a resolver dudas sino también a comprender la complejidad de los personajes, de la obra y de lo que se quiere representar. Es muy común que los dramaturgos digan “ya escribí mi texto, hagan lo que quieran con él” pero hemos podido involucrarlas en el sentido de que ellas respetan nuestro trabajo como creativos y que nosotros tomemos las decisiones finales al momento de adaptar su texto, pero, ellas nos asesoran y están muy abiertas a todo lo que nosotros tenemos para ofrecer para adaptarlo a lo virtual.


En esta parte, mientras Danely hablaba comenzó a fallar el internet y no lográbamos entender lo que nos decía. Es importante mencionar que se encontraba en medio del montaje en casa de una de las actrices.


Natalia: Estos son algunos de los problemas a los que nos enfrentamos al producir en línea.


Danely: Nosotros tuvimos un proceso muy padre porque son tres dramaturgas y cada una se especializó en uno de los personajes entonces las actrices se pudieron acercar a cada una de las dramaturgas para preguntarle cómo veían al personaje, hubo una cercanía mucho más directa. Nos acompañaron mucho en el proceso y eso lo agradecemos mucho, nos dieron toda la libertad de manejar la obra y nos agarramos mucho cariño, hicimos un equipo muy padre junto con las dramaturgas y fue una experiencia muy linda.


Débora: Para nosotros si fue diferente. Hubo un primer acercamiento con las dramaturgas, platicamos, nos explicaron las intenciones de los personajes, del lugar y su intención general con el texto, fue una plática muy productiva en cuanto a toda la información que se nos brindó, pero, las dramaturgas más bien nos dijeron “quédenselo, sean libres, jueguen con él” más bien va a ser una sorpresa muy buena para ellas al poder ver lo que se hizo con su proyecto. Si bien es diferente a lo que mis compañeros plantean, nos ha dado libertad; mi directora ha tenido la libertad para moverse. Yo espero que el producto las deje muy satisfechas porque no van a saber qué pasó en el inter.


Beatriz: ¿Cuál ha sido el principal problema al trabajar en equipo en estas circunstancias?


Danely: En nuestro equipo hemos tenido mucha suerte, todos estamos en el mismo carril, pero ha sido complicado trabajar en distancia, el proceso creativo no es el mismo, no podemos estar con las actrices; sin embargo, ha sido muy enriquecedor, como primera experiencia produciendo ha sido un super reto, pero estamos logrando cosas muy padres.

Débora: Para nosotros una de las dificultades ha sido justo en estos momentos del montaje, por seguridad no podemos estar todos al mismo tiempo que debería de ser entonces la coordinación de las cosas físicas como la grabación ha sido interesante de solucionar, implica tener una mejor planeación de los tiempos y de los procesos siguiendo las medidas de seguridad.


Beatriz: ¿Cómo han tratado de solucionar los problemas técnicos?


Débora: Principalmente con prevención, tener plan B de datos, el equipo necesario para suplir en caso de que alguno falle. La estrategia ha sido esa, tratar de tener todo contemplado.


Adrián: Esa es parte de la experiencia de dar funciones en vivo incluso en un formato presencial hay que tener alternativas para absolutamente todo lo que pueda suceder. Tenemos que aprender a trabajar con ello.


Beatriz: ¿Cuál fue su experiencia con las audiciones?


Danely: Fue interesante porque recibimos más personas de lo esperado no solo de la ciudad, se presentaron personas de otros estados. Por ejemplo, tenemos una actriz que vive en la Ciudad de México que es donde estamos haciendo el montaje, otra que vive en el Estado de México y otra en San Luis.


Beatriz: ¿Se han reunido con su equipo físicamente?


Natalia: No con todos, yo he tenido que ir a comprar cosas y se lo entrego a la persona del equipo que lo va a ocupar. La interacción ha sido casi nula y de hecho, con otros equipos la única interacción que hemos tenido es para entregar sanitizantes. 


Beatriz: ¿Cómo han logrado dirigir todo esto?


Adrián: Es extraño porque llevamos dos semestres queriendo hacer algo, vimos mucha teoría y ya queríamos producir. Es padre porque debes tener muchas cualidades como saberte organizar, tener buena comunicación con tu equipo, tener claro todo lo que se tiene que hacer. Poder coordinar ha sido muy padre, ha sido una experiencia muy gratificante porque todo el tiempo invertido vale la pena al final


Danely tuvo que irse para seguir con el montaje, pero Cecilia Paulsen tomó su lugar.


Beatriz: ¿Cuánto tiempo han tenido para producir su obra?


Natalia: Nuestra primera clase de producción empezó en septiembre, ya sabíamos del proyecto, pero fue a partir de más o menos el 10 de septiembre que comenzamos a organizarnos entonces más de un mes.


Beatriz: ¿Creen que ha sido poco el tiempo que han tenido para la producción?


Débora:  Algo que hemos aprendido es que en la vida del productor siempre andas corto de tiempo y te tienes que estar ajustando, siempre es poco el tiempo, pero es el que tenemos y es el que hay que hacer efectivo. A todos nos hubiera gustado tener más tiempo, pero ya estamos a nada del estreno y creo que vamos bien, apretados, pero bien.


Beatriz: ¿Cuál creen que sea la importancia de producir espectáculos en estas circunstancias?


Natalia: Precisamente creo que es por la misma razón por la cual existen en principio. El ser humano siempre ha buscado esta parte de crear de trascender y de resolver cosas. El hecho de que nos impidan vernos, no nos va a impedir mostrar nuestro arte, yo creo que si ayuda mucho porque estamos en una época de mucha incertidumbre, no sabemos que va a pasar mañana;  si ya estamos en casa y estamos hartos de estar entre cuatro paredes sin saber qué hacer, escaparte un poquito de la realidad aunque sea con una obra, un libro o lo que sea, ayuda bastante a tener estabilidad en ti, es encontrar algo que te haga sentir bien. 


Tanto Cecilia como Danely tuvieron que retirarse para continuar con su montaje.


Beatriz: ¿Cuál es la importancia de ver las microficciones? ¿Por qué deberíamos asistir a sus obras?


Débora: Creo que el público tiene que conocer el trabajo de gente que busca profesionalizar este medio. Nuestra carrera es nueva, hay pocas generaciones que se han dedicado a esto y es importante comenzar a difundir el ejercicio de la producción como una cosa profesional. Estamos aprendiendo a generar productos de calidad y experiencias para la gente; al final las microficciones son también una experiencia nueva, son un formato nuevo, es importante que la gente conozca las nuevas formas de hacer producciones, arte y teatro, al final esto ya no va para atrás, se van a crear más formas de producir y esta es una de las formas que tocó para nuestro tiempo.


Adrián: No sabemos que va a pasar mañana cuando podamos volver al teatro, no sabemos si este forma va a seguir existiendo pero tenemos la fortuna de poder experimentar y hacer todo lo que queramos con ello porque es un afortuna muy grande y no implica menos trabajo que en algo presencial, yo diría que es más extenuante que algo presencial.


Natalia: Al final creo que se van de divertir mucho, si nosotros nos divertimos produciendo, no me imagino al público viendo ya el resultado final y diciendo "¡wow! ¿Cómo hicieron esto?" Nos queremos enfocar a que el público tenga una experiencia agradable y que al final queden satisfechos con nuestro trabajo.


Beatriz: Muchísimas gracias por haber aceptado esta entrevista. Ha sido una muy grata experiencias y un placer conocerlos y conocer todo el trabajo que están haciendo.


Débora: Muchísimas gracias, Betty. La verdad es que nos emociona poder hablar de algo q e nos apasiona, que nos gusta hacer con el alma y que no importa que tan cansado, desgastante y caótico que pueda ser nos encanta y la verdad es que tener un espacio para que alguien nos escuchara hablar al respecto es algo que valoramos mucho. Gracias a ti por la invitación.


Natalia: Igual el apoyo es mutuo. Muchísimas gracias. No sé los demás pero yo no me lo esperaba, se siente muy bonito que se interesen por tus proyectos y que esté interesado y que a la gente le gusta lo que estás haciendo así que muchísimas gracias y espero que haya sido fructífera esta hora que tuvimos.


Adrián: Esperemos que por lo menos, si metemos la pata, le ayude a otras personas a no hacerlo y si sale todo bien, que es lo que esperamos que suceda, que vean este proyecto como una de las posibilidades e cómo se puede jugar con estos lenguajes y todo lo que se puede hacer. Muchísimas gracias por la invitación.


***


Les invitamos a asistir a las microficciones 2020, pueden adquirir sus boletos haciendo click aquí



Para ver la entrevista completa puedes acceder a nuestro canal de YouTube desde aqui


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo