10 preguntas a: Kev Cuev



¿Qué son las ciudades sino esos rincones compuestos por más rincones donde se esconden el caos, en apariencia pacífico, y la soledad acompañada? Nuestras pintorescas vidas urbanas surgieron del desorden, y como buenos hijos que somos buscamos que prevalezca tan bello trabajo de nuestros creadores, como dice nuestro invitado de hoy, “si esta es la ciudad que tenemos, tal vez así la podemos habitar sin que por ello sea indigno habitarla. El desastre tiene potencial”. Hola ¿qué tal? Yo soy Beatriz Alvarado y me da mucho gusto presentarles la entrevista de este mes, que, como saben, es un número dedicado a la Ciudad de México. En esta ocasión le realizaremos diez preguntas a Kevin Cuevas, arquitecto e ilustrador mexicano, cuyo proyecto Apocalipsis, por favor, tiene como tema central la estética del espacio urbano.


Beatriz: Bienvenido, Kevin. Gracias por aceptar nuestra invitación, ¿cómo te encuentras el día de hoy?


Kevin: Hola, un gusto estar con ustedes, gracias por la invitación. Como ya dijeron, soy Kevin Cuevas, algunos me conocen como Kev Cuev. En la ilustración siempre he estado muy influenciado por los temas urbanos, por la estética del espacio urbano y también un poco por la ciencia ficción, de ahí viene este concepto apocalíptico que me gusta relacionar con las ciudades y con el desastre, por supuesto.


Beatriz: ¿Qué te parece si comenzamos con nuestras diez preguntas de hoy?


Kevin: Sí, claro que sí.


Beatriz: ¿Qué te llevó a interesarte por la ilustración?


Kevin: Hay que empezar por contarles que yo estudié arquitectura y bueno, siempre había dibujado, pero estudiando arquitectura empecé a dibujar mucho más. En algún punto empecé a entender el dibujo más que un medio de representación de cosas, como una herramienta para pensar, reflexionar o a veces apropiarte de muchas cosas que yo veía en la ciudad o en la arquitectura. La ciudad siempre guarda muchos mensajes, nosotros imprimimos símbolos en la arquitectura que habitamos y leer eso es difícil; la ciudad también es, por lo tanto, un objeto de lectura que se puede leer, y a través del dibujo se puede descubrir este tipo de cosas.

Cuando dibujas estás leyendo un espacio de forma diferente, no es lo mismo que tomarle una foto o solo verlo, encontré con la ilustración una manera de mostrar cómo era mi habitar en la ciudad y una forma de mostrar qué cosas pensaba sobre estos lugares que habitaba, por eso adopté a la gráfica como mi medio para expresarme y ya también como mi trabajo.


Beatriz: ¿Para realizar tus ilustraciones te inspiras en algún libro, alguna historia o película? ¿Qué te inspira a crear?


Kevin: Antes que nada el habitar la ciudad, habitar los espacios, recorrerlos, perderte, observar muchísimo y por supuesto todo el bagaje, la cultura, no sé cómo llamarle, que traes encima, te hace ver las cosas de cierta forma. A mí me gusta mucho la ciencia ficción porque cuando descubrí la ciencia ficción entendí que las cosas se podían hacer de otro modo, este género muchas veces te hace ponerte, y te convierte, en un extranjero en tu propio contexto; es como si te extrajeran del mundo en el que habitas y te volvieran a poner, pero con unos lentes con los que ya no reconoces ese contexto en el que siempre estuviste, entonces empiezan a llamarte la atención cosas que veías como cotidianas. Es un poco también preguntarte, más allá del porqué de las cosas, un “¿qué pasaría si?” o “¿por qué no hacemos esto?”. Y bueno, me gusta leer ciencia ficción, también ver películas de ciencia ficción y creo que en lo que dibujo está siempre muy presente eso.


Beatriz: ¿Nos podrías contar un poco sobre tu proyecto Tramas urbanas? Y decirnos ¿por qué decidiste tomar paisajes urbanos como protagonistas de tus ilustraciones?


Kevin: Pues las tramas urbanas son un tipo de ilustración que viene de un dibujo técnico arquitectónico que se llama Isométrico, en el que puedes ver tres caras de un volumen. Es una visión imposible, no se podría ver en la realidad; tiene líneas perpendiculares, paralelas, siempre en un ángulo de 45 o 75, puede cambiar, a veces yo lo cambio. Y bueno, lo que quería eran dos cosas, primero, destruir este dibujo técnico, volverlo algo más expresivo, algo que sirviera también para imaginar otras cosas y, por supuesto, mostrar una ciudad desde este punto en el que pudieras ver desde arriba, como si fueras un dron o un pájaro, pero que desde esa escala y esa visión pudieras observar la vida de esa ciudad, o ciertas tipologías de esa ciudad, funciona para imaginar estas ciudades-concepto y al mismo tiempo forman como una textura, de pronto está tan recargado el dibujo que parece una trama y las ciudades también son eso, una red, una telaraña, son líneas, son vidas, son muchísimas cosas que chocan de pronto, a veces van paralelas y empiezan a tejer un manto gigantesco que empieza a absorber el territorio. Es un poco para pensar en eso y también para tratar de imaginar estas ciudades fantásticas, no les llamaría utópicas, bueno, tal vez sí porque la utopía a veces termina siendo un poco más terrorífica que la misma distopia, y de estas imágenes de las tramas urbanas me han dicho muchas veces que sí, está ahí el caos, pero transmiten cierta tranquilidad, eso me lo han dicho tres veces al menos y me llama la atención, es una retroalimentación muy interesante porque no estoy seguro de pensar en eso cuando lo dibujo. Y cuando lo pienso, pues sí tienen razón, quizá es por las líneas que son todas rectas, lo de la calma realmente no sé bien a qué se refieren con la calma. Pero así es la ciudad.


Beatriz: Tal vez tiene que ver con nuestra búsqueda de la perfección.