La trinchera de tu amor

Qué mal momento para enlistarme en el ejército, sólo quería tener un sueldo fijo y remunerado, quería vivir sin complicaciones. Sólo quería presumir mi traje y recibir el trato de héroe por donde quiera que fuera... Y ahora mírame, estoy a punto de embarcarme para morir lejos de tus labios, de tu piel, de tu amor. A morir sin escuchar tu risa en la mañana y si la metralla en la montaña, a cambiar tu mirada por balas y tus risas por granadas. En el corazón guardaré el último de tus besos esperando que me sirvan de consuelo y de chaleco contra las armas que me destrozarán mañana. En mal momento me enlisté en el ejército.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo