La Guerra en poesía de Antonio Machado


Antonio Machado (1875-1939) fue un poeta, dramaturgo y ensayista español, perteneciente a la generación del 98. Fue alguien que con sus letras ha dejado huella en muchas personas, desde sus tiempos hasta la fecha, puesto que sus palabras dicen más de lo que parece ser, nos cuenta historias y nos pone en contexto con lo que estaba viviendo.


Ha destacado por la gran variedad de temas que trata en su poesía, sin embargo, la guerra es algo que debemos conocer gracias a que vivió aquel periodo de la Guerra Civil Española; Machado nos deja algunos poemas sobre este tema, por los cuales nos podemos dar cuenta de lo que pensaba de ello.


Con la ayuda de otro poeta español, que sería un gran admirador, Luis García Montero, se recopilan algunos poemas de Antonio Machado: El despertar de la poesía (2020). Lo divide en cinco secciones, en el cual, son cuatro poemas que escoge para el apartado de “Poesía de Guerra”, los suficientes para poder conocer lo que pensaba Machado sobre la guerra. Fue un hombre que vivió aquella época bélica nacional donde España recibió un golpe de Estado resultando en una guerra civil y, con ello, Antonio nos trae poesía cívica que muestra un lugar donde uno sufre, hay muertes y no sienten piedad ni por los niños.


Este poeta español, con ayuda de la poesía, utiliza una voz más personal, narrándonos anécdotas, reales o inventadas; el entorno en el que se encontraba sirvió para crear historias en donde apreciamos retratos claros de lo que se estaba viviendo en la guerra: un niño herido a consecuencia de los actos bélicos, el crimen que sufre Lorca, un poema cívico donde recalca la idea de querer ayudar no sólo con la pluma, sino también con un arma, son ejemplos de lo que se lee y aprecia en esta sección de “Poesía de Guerra”.


El primer poema de esta selección por García Montero es “La muerte del niño herido”, como su nombre lo indica, es la representación cruda y grotesca de un niño herido, pero no sólo eso, sino que su madre presencia su muerte, claro ejemplo de lo que alguien puede vivir a consecuencia de la guerra. Es doloroso ver que tu hijo se está muriendo, un dolor que deja huella eterna y una mente intranquila debido a que una madre no podría superar que su hijo se le vaya por una herida.


Machado nos demuestra el ardor que deja la guerra, que no sólo se trata de una lucha, sino que puede traer pérdidas irreparables que nos terminarán por hacer sentir como El cristal del balcón repiquetea. / —¡Oh, fría, fría, fría, fría, fría! Con estos dos últimos versos es que termina el poema, nos dice que es un resonar en nuestra cabeza, un eco constante que nos hace estremecer cual frío nuestra piel.


El siguiente poema A Líster, tiene el nombre de quien fue un jefe en el ejército del Ebro, nos narra, con su hermosa lírica, cómo es que a él le hubiera gustado hacer por su país una lucha, no sólo de ideal, sino de batalla. Antonio es un poeta que en sus versos nos enseña a pensar más allá de lo que vemos.


No obstante, es en este poema en donde toma voz directa de sus pensamientos con los últimos dos versos: “Si mi pluma valiera tu pistola/ de capitán, contento moriría”. Con esto no está disminuyendo lo que él provoca en la sociedad, más bien, le da gratitud a todas aquellas personas que están luchando con sus ideales y valores por una España mejor.


El tercer poema bajo el nombre ¡Madrid!, ¡Madrid!, con el título nos está dando a entender que le está hablando desesperadamente a esta ciudad. Bastó una estrofa para decirnos lo terrible que se volvió España, puesto que, como escribe Machado: La tierra se desgarra, el cielo truena, / tú sonríes con plomo en las entrañas.


El último poema que seleccionó Luis García es para Federico García Lorca, El crimen fue en Granada, fue dividido en tres. El primero habla sobre El crimen, aquí nos da una descripción de Federico caminando hacia su muerte, un lugar en donde Todos cerraron los ojos; rezaron: ¡Ni Dios te salva!


Después menciona sobre el poeta y la muerte, en donde Lorca se encuentra hablando con la que ahora sería su compañía eterna, mostrando a un hombre impávido ante ella. Para que al final, describa el lugar en donde se encontrará para que sus amigos o familiares lo visiten: sobre una fuente donde llore el agua, en el cuál dirá el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!


Como se dijo, estos cuatro poemas son suficientes para saber lo que era la guerra para Antonio Machado: aquello en donde uno sufre; en donde hay batallas y mueres por tu patria; un lugar en el que las consecuencias son mortales; es el espacio en el cual todos terminan perdiendo, ya sea la dignidad, vida, amigos, familia, orgullo; en donde se cometen injusticias, atrocidades y no existe la piedad.


De cada uno de los poemas de Antonio podemos ver lo diversa que es la guerra, debido a que es un conflicto con alguien más, pero también consigo mismo. El sentirse solo y vivir con un dolor o trauma es algo que deja la guerra. Pero hay quienes orgullosos están de combatir por su nación, aquellos que luchan por todas esas muertes injustas, por todos los males cometidos y por obtener un lugar seguro para ellos mismos y sus seres queridos.


Referencias

Machado, Antonio. (2020). El despertar de la poesía. Selección y prólogo de Luis García Montero. Páginas 73 a la 77. México. Fondo de Cultura Económica.

García Montero, Luis. (2019). Querido don Antonio. Recuperado de: https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2019/12/08/querido_don_antonio_101763_1023.html




54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo