Halloween II (1981)

Octubre es un mes que a muchas personas les gusta. Además del clima, que también a muchos agrada, es en estas fechas cuando demostramos aún más cuánto nos gusta el miedo, suspenso, terrorífico y todo lo que conlleva a fantasmas, seres sobrenaturales o sangre. Sentir ese escalofrío que recorre todo tu cuerpo y termina paralizándote. Del mismo modo, abarcamos temas como brujas, duendes, casas embrujadas, entre otros. Es por esta razón que Halloween es una de las festividades que más se celebra, una buena excusa para poder ver todo lo que tenga que ver con esto.


Con los vientos que barren las calles, con la luna más brillante y un cielo umbroso es como recibimos la nostalgia. De esta manera recordaremos una película que ha tenido y tiene mucho impacto, aún, en la sociedad. Y es que, a decir verdad, esta ha sido una gran continuación de una historia verdaderamente escalofriante, además, fue la puerta que siguió abierta para que se continuara con más películas sobre esto. Haciendo que, incluso, se desprendan distintas líneas temporales.


Michael Myers es uno de los personajes que más gusta al público. Su forma de avanzar lentamente tras la persona que asesinará es lo que hace que te aterre más, puesto que te va carcomiendo el miedo de que te alcance. Incluso si tú vas rápido, él se las arreglará para atraparte, y, si escapas, irá contra las personas que más amas, sin importarle que lastimará a gente sin culpa.


gif

Es por esto que ahora traeremos a nuestras memorias una de las grandes películas, la continuación de la esperada historia que dejó la primera película del 78, la cual, comienza con el final de la primera, Halloween II (1981). Laurie Strode fue trasladada al hospital debido a las heridas que obtuvo al combatir cuerpo a cuerpo con su hermano, no obstante, la tranquilidad nunca estuvo con ella gracias a la desaparición del cuerpo de Michael Myers.


Los oficiales creían que había muerto cuando el psiquiatra le disparó muchas veces, siendo imposible sobrevivir a tanto. Es aquí donde todos comenzamos a dudar, porque el cuerpo seguía sin aparecer, incluso no había ningún rastro de la sangre que debería estar derramando. El Dr. Loomis insistía en que buscaran a Myers, mientras Strode corría peligro en el hospital.


El hospital parece ser un lugar seguro, pues es donde mejor cuidan a un enfermo, dándole aquella atención necesaria y los mejores cuidados para su pronta recuperación. Es el espacio en donde, probablemente, quisieras estar refugiado en alguna situación de peligro, debido a que, si alguien sale herido, habrá muchos doctores, enfermeros, cirujanos que puedan ayudar. No obstante, en esta película, es un ambiente donde ninguna persona quisiera encontrarse.


Los instrumentos con los que doctores o enfermeras curan vidas, ahora son los que acaban con la vida de todos los que trabajan en el hospital. Myers va al hospital en busca de su hermana y daña a cualquier persona que se cruce en su camino, de este modo nadie podrá ayudar o salvar a su Strode, a quien quiere matar. Este personaje homicida llena el hospital de sangre y gritos desgarradores que emitieron las personas antes de ser brutalmente aniquilados.


El oficial, el Dr. Loomis y Marion Chambers estaban en busca de Michael, querían evitar una muerte más, pero no logran más que salvar la de Laurie. Es aquí donde el psiquiatra logra, de nuevo, dispararle a su paciente; sin embargo, ocurre del mismo modo que en la primera película, no logra acabar con su vida. Todo terminó en un incendio que fue el mejor momento para que Myers se incendiara, sus órganos se llenaran de humo y así terminara su vida, o al menos eso es lo que ellos creyeron.

89 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo