top of page

Regalos de sabor

En aquella tarde lluviosa de Julio,

Evolet entraba por la puerta que estaba en la cocina,