Memorias de mi muerte

Actualizado: 21 abr 2021

Los gritos en mi nombre corrían,

abrí la puerta sin pensarlo,

me quedé paralizada,

la sangre desapareció de mi rostro,

me quedé pálida y sin aliento,

la desesperación me llenó todo el cuerpo,

vi el brillante metal en tus manos,

¡arremetiste!

me abalancé sobre ti y mi cuerpo tembló,

forcejeamos y logré sujetar tus manos,

me llené de temor,

te supliqué que no lo hicieras

que no me causaras ese dolor,

y por tu egoísmo,

por segunda vez

¡me mataste!

me hiciste pedazos y mi cuerpo se tensó,

te vi con esas tijeras en las manos

tratando de meterlas al cuerpo,

y yo contemplé esa imagen mientras moría.

Sentí la sangre en mi garganta,

se formó un nudo,

mi cuerpo se volvió frío y se dejó caer

sin ningún movimiento de resistencia,

mis latidos estallaron y desaceleraron pronto.

Logré separar las tijeras de tus manos,

sentí el metal frío entre mis dedos,

no me escuchaste y las lágrimas salieron,

todo se llenó de luto, el silencio llegó,

por un buen tiempo me quedé sin palabras,

la sonrisa desapareció

y todo de amargura se llenó;

en mi mente vi mis recuerdos contigo,

me mataste,

como la primera vez,

con esas otras tijeras

que se clavaron en mi alma para siempre,

con crueldad y sin importarte nada,

me hiciste daño,

formaste un gran vacío en mí,

el rencor y el resentimiento surgió en mi mirada,

las pesadillas se clavaron en mi mente,

te llenaste de odio,

dijiste esas palabras de despedida

y vi tu mirada sin sentido,

distante, llena de coraje y de odio.

Me mataste cuando intentaste suicidarte.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Vacío