Cuando estar bajo el agua deja de ser divertido

El agua es un elemento vital para la vida pues la requiere nuestro cuerpo. También puede ser un gran entretenimiento y ejercicio al practicar natación, pero, además, tiene muchos peligros como los ahogamientos accidentales. Incluso existen silenciosos y microscópicos.

Este año, un menor fue hospitalizado por una infección cerebral causada por la ameba Naegleria Fowleri o ameba “comecerebros”. Un parásito que convive con los humanos sin dañarlos, pero al proliferar en aguas cálidas puede provocar infecciones letales. Cuando entra al organismo humano lleva a una terrible y devastadora infección cerebral, conocida como “Primary Amebic Meningoencephalitis”. El día 11 de septiembre de este año en Texas, Estados Unidos, el niño murió. En consecuencia, las autoridades pidieron cerrar los parques acuáticos públicos de Arlington; pues consideraban que se pudo contagiar en una atracción acuática. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos confirmaron que la ameba estaba en las muestras de agua del “splash pad” del parque Don Misenhimer. También se dio otro caso de un niño de 7 años que falleció después de nadar en un lago de California en agosto.

La bacteria se contrae al entrar en aguas contaminadas e ingresa al cuerpo por la nariz. No hace daño si se traga ni se infecta por contacto con la piel; se encuentra en lagos, ríos, estanques, aguas termales, se aleja del agua salada. En raras ocasiones pueden infectarse por el agua tibia de una piscina mal tratada. La ameba se desarrolla en temperaturas cálidas, por ello la mayoría de los casos son en verano.

Al entrar por la nariz, migra al cerebro por el nervio olfatorio, la “infección puede causar inflamación del cerebro y destrucción del tejido cerebral”[1]. Los síntomas pueden incluir náuseas, fiebre, dolor de cabeza y vómito; con el avance se puede desarrollar rigidez en el cuello, convulsiones o alucinaciones, tras estas se altera el estado mental y se cae en coma. La enfermedad es de rápido avance y difícil diagnóstico, causando la muerte de los infectados en una o dos semanas tras el contagio. Su tasa de supervivencia es menor del 3%, no se sabe qué lleva a sobrevivir, pero puede ayudar la detección temprana y el tratamiento adecuado. No se ha demostrado que se transmita de una persona a otra.

Las infecciones que ocasiona la ameba son poco comunes y suelen ser mortales. De 1962 a 2018 en Estados Unidos se tiene registro de 145 casos donde solo 4 sobrevivieron. En los últimos años lo informes de muertes por el parásito han sido más frecuentes, aunque sigue siendo de baja incidencia la enfermedad (0 a 8 infecciones al año). Los CDC estadounidenses explican la dificultad de predecir dónde se pueden infectar, tampoco porque unos se infectan y otros no, aunque nacen juntos. Solo hay certeza en que los infectados participaron en actividades relacionados con agua.

Un hombre de 59 años murió tras ir a un parque acuático dónde se infectó con el organismo unicelular, informado por el departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte. Eddy Gray nadó en uno de los lagos del parque acuático Fantasy Lake, después iniciaron sus síntomas y lo ingresaron a un hospital, no obstante, la infección progresó y no se pudo salvar. Por otro lado, David tenía 7 años. Lo llevaron a urgencias. Luego lo trasladaron a otro centro para darle soporte vital por inflamación cerebral severa, fue ingresado el 30 de julio y murió el 7 de agosto de este año. En California se han dado solo 10 casos desde 1971. Suele ser frecuente en países como Pakistán, pues las abluciones (purificaciones dentro del agua) hacen más probable el contagio.

España y Argentina tuvieron en 2018 sus primeros casos, lo cual es alarmante. El mes anterior, en Texas, un surfista murió al contraerla en una piscina de olas. En Argentina, la ameba llevó a la muerte a un niño de 8 años tras nadar en una laguna; mientras que, en España, una niña de 10 años la contrajo en una piscina municipal a inicios de año, siendo uno de los pocos casos de supervivencia. Fue tratada con antiparasitarios porque no sirven los antibióticos. Usualmente se usa una droga antiparasitaria llamada miltefosina como tratamiento, la cual salvó dos vidas en 2013.

El departamento de Salud de Carolina del Norte explicó que no se puede eliminar el organismo del agua, lo que se puede hacer es protegerse la nariz al nadar en albercas naturales. Además, recomendaron evitar nadar en bajos niveles de agua y cuya temperatura sea elevada.

El agua es dadora de vida, sin embargo, lo que contiene también puede quitarla sin aviso, ni contemplaciones y aleatoriamente, lo cual es lo más aterrador. Con la ameba comecerebros no se pueden tener certezas a la hora de nadar, pero, como en todo, lo único que tenemos son las medidas dadas por las autoridades. Porque nada debe hacer desaparecer las ganas de nadar, ni siquiera la posibilidad de morir por una ameba.




Bibliografía

  • “Tras infectarse con ameba ‘comecerebros’, muere niño; creen que se contagió en parque acuático” Milenio Digital, Ciudad de México, 2021. [Consultado https://www.milenio.com/internacional/texas-muere-nino-ameba-comecerebros-parque-acuatico]

  • “Hombre muere tras ser infectado por ameba ‘comecerebros’”, Milenio Digital CdMx, (2019) [Consultado en: https://www.milenio.com/ciencia-y-salud/ameba-comecerebros-mata-hombre-visito-parque-acuatico ]

  • “En California, un niño murió por rara infección de ameba devoradora de cerebros”, Milenio, 2021. [Consultado en: https://www.milenio.com/ciencia-y-salud/california-nino-muere-infeccion-ameba-devoradora-cerebros]

  • “Qué es la ameba “comecerebros” y cómo puedes evitar que te contagié”, BBC Mundo, 2018. [Consultado en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-45863292 ]


Notas [1] “Tras infectarse con ameba ‘comecerebros’, muere niño; creen que se contagió en parque acuático” Milenio Digital CdMx, (2021) [Consultado https://www.milenio.com/internacional/texas-muere-nino-ameba-comecerebros-parque-acuatico]

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo