top of page

Como si necesitara desbordarme de dolor, ternura, silencio y sangre

Atarantarme de tanta realidad, 

encontrar la manera de hablar de ella sin que se sienta como individual, 

falsa,

ficticia, 

planeada

escrita. 


Hasta que un día cambie de actitud,

Hasta que por fin me puedan ver capaz,

 con estas faltas inherentes de actitud. 


Hasta que finalmente comparta lo que he escrito, 

hasta que pose a cierta fotografía con el estilo correcto, 

los ojos derechos,

 la vida intacta,


Tatuada en cada mes,

 llena de metales por la boca,

 labios menores, gritos exhaustos,

 orgasmos perdidos, úteros inflados.


 Hasta que sea la mujer, 

hombre, persona,

 identidad que cuente sin palabras,

que ría lo suficiente, 

que los mire con respeto

hasta que ya no quedé nada de lo que nunca fui. 


Entonces me miran con el desprecio suficiente para dejar la pena en mecha corta,

 entonces lo logré y se volvieron fugaces

porque hoy, hoy supe ser necesaria, 

ese día te escuché, 

                                hable como nunca

y los haré contentos 


El tiempo ya nos es circular

Porque ninguno de nosotros ha sabido diferenciar

Al imbécil del espejo,

Con la culebra del ganado. 


Por qué solo así disfrutamos,

Llenos de adjetivos,

Amores y robos, 

Excitándonos con la propiedad,

Lo nuestro, mi vida, mi amor, mi suerte, mi dolor. 


Haciendo del “yo” un emperador

Monógamo dictador, capitalista 

O las frases que ahora nos gusta usar, 


Que sí,

Que lo popular carga razón,

Que sociedad no es sinónimo de verdad,

Pero el individuo no separa al resto

                      ¿Qué no ves la telaraña inmensa que cuelga sobre nosotros?

                                       ¿Aquella donde tejemos al original?    

                                                                                                                                                      ¿Dónde colgamos las luces de nuestros propios escenarios?

¿Dónde nos envolvieron hogares y nos alimentaros ideas? 

Ahí ¡mira!

 

¿Qué no puedes verlos?

¡Ellos!

En la línea de partida, 

Compitiendo sin meta,

Arañandose solos,

Estudiando etiquetas,

Gritando su ausencia. 


Ahí estás tú… 

Y acá a tu lado me siento,

Que solo se burlarme de lo que yo misma hago,

Criticar mi reflejo y esconder mi vergüenza.


Anda

dame la mano

burda

todo esto es un chiste. 


61 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page