ANAÏS NIN

Actualizado: 21 abr 2021

Mi dulce Anaïs,

no sólo eras la amante de aquel

con quien buscaron opacarte,

eras la escritora por derecho propio,

la escritora vanguardista,

una mujer liberalista,

eras un párvulo pajarillo

que rozabas con tus alas

ese obscuro deseo,

abriste la puerta a lo prohibido

y fuiste el temor de algunos

que no gustaban del erotismo,

les aterraban los espejismos,

trataban de borrar tu nombre

porque en tus páginas guardabas

los más peligrosos secretos,

mi Delta de Venus,

les lamías la oreja

con tu fuerza volcánica y tu fogosidad,

eras el olor del demonio

que tanto les aterraba,

eras una cajetilla de fósforos ardientes,

que se encendían con cada revolución;

la revolución de tus anárquicos libros,

los quemabas sin la necesidad de fuego.







78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Vacío