top of page

Medusas




En un artículo anterior comenté sobre la llamada medusa dumbo la cual me había llamado la atención por sus características orejas, de ahí su nombre, pero me di cuenta de que estos animales son maravillosamente interesantes, pues son de los organismos más antiguos al estar en la tierra durante más de 500 millones de años, tienen un cuerpo gelatinoso en forma de campana con tentáculos como extremidades y con un tronco de forma tubular.


Las subespecies son diversas en cuanto a tamaño y color que las caracteriza, algunos tipos son bioluminiscentes; son lentas y elegantes en su desplazamiento, se cree que las corrientes marinas son clave en los desplazamientos. Viven aproximadamente un máximo de 6 meses, existe la teoría entre expertos de que han logrado sobrevivir tanto tiempo debido a la capacidad de reproducirse sin necesidad de aparearse. Incluso se ha encontrado una medusa que vuelve a la fase pre madura y de nuevo inicia su ciclo de vida, volviéndola inmortal, de la cual hablaré más adelante.


Medusas invertidas

Las medusas invertidas del generó Cassiopea lanzan granadas con sustancias urticantes, toxinas, invisibles a simple vista al atacar a otros animales, lo cual también puede afectar a humanos, lo cual se había detectado antes en climas tropicales en lugares como Australia, en Florida (los Cayos), el Caribe, siendo de principio inexplicable, pero llevo a los científicos a investigar lo que llamaban “agua urticante”[1]. Tras el análisis de varias zonas en laboratorios llegaron a los bancos de medusas investidas, las cuales no tienen tentáculos y son en apariencia inofensivas, las cuales se mueven según la corriente al fondo de aguas someras.



Un equipo de científicos multidisciplinar del Museo Nacional de Historia Natural de la Smothsonian Institution, la Universidad de Kansas, el Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos quienes descubrieron que estas medusas desarrollaron células urticantes que pueden lanzar hasta a largas distancias, después se dejan llevar para ir por su presa.


La mayoría de las medusas tienen tentáculos con capsulas nematocistos, con los cuales al tocar a sus presas les inyectan veneno para paralizar, matar y engullirlo mediante un tubo digestivo, pero según el biólogo del Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos, Gary Vora, estas no tienen tentáculos ni tubo digestivo, en su lugar tienen capsulas con sustancias urticantes, lo cual es una ventaja evolutiva para asegurar su alimentación. También asegura que ese moco tóxico se encuentra en todas las medusas de este generó, pero no es un exclusivo pues también lo encontraron en 4 especies de distinto género, pero del mismo orden lo cual ha causado problemas a pescadores y personal de acuarios. Lo que más impresionó al equipo de investigación, cuyos resultados publicaron en Nature Communications Biology, revista especializada, fue su capacidad de adaptarse a cambios en el entorno.


Las picaduras no son peligrosas, aunque sí irritantes llegando a causar gran malestar; pero al analizarlas de cerca, se dieron cuenta que las toxinas liberadas por nematocistos pueden destruir células, lo cual aun sigue en investigación.


Son, como todas las medusas, carnívoras, aunque un poco diferentes por no poder alimentarse igual, no obstante, tienen brazos y poros orales con los que se alimentan y absorben los nutrientes del agua; tienen una relación simbiótica con algas unicelulares obteniendo beneficios de su proceso fotosintético al consumirlas, perfeccionado sus técnicas de aprovisionamiento de nutrientes suplementarios. Lo cual según Vora señala es una innovación evolutiva única.


Medusa fantasma gigante

La especie se llama Stygiomedusa gigantea, medusa fantasma gigante, y habita en las aguas profundas de los océanos, a una distancia de alrededor de 1.000 metros, la rodea el misterio, pues solamente se han confirmado un centenar de avistamientos de ejemplares vivos desde 1899, cuando se recogió el primer ejemplar, muerto, el cual no se pudo identificar al momento.



Una de esas observaciones fue durante el 2021 por un robot submarino de un equipo especializado del Instituto de Investigación Acuario de la Bahía de Monterey (MBARI por sus siglas en ingles), en Estados Unidos, donde se muestra su campana o paraguas superior de 1 metro de diámetro y brazos de 10 metros, con una tonalidad oscura, lo cual aporta nuevos conocimientos de la especie. Ese ejemplar tiene su campana es de mas de un metro de diámetro, con cuatro brazos orales o bocas en forma de cinta. Las emisiones de sus robots del Instituto solo han visto a la especie 9 veces.


La escasez de avistamientos puede deberse a la complejidad para acceder a su hábitat en las profundidades, a pesar de ser tan grande y ampliamente distribuida. Las redes de arrastre no ayudan mucho en el estudio de las medusas, aunque sí encuentra a animales resistentes de las profundidades como peces, crustáceos, calamares, pues se convierten en una sustancia pegajosa gelatinosa. Por ello se han necesitado a las cámaras submarinas para estudiarlos en su entorno natural e intactos, mostrando detalles de su apariencia y comportamiento que no se pudieron estudiar al obtenerlas por redes de arrastre.


A pesar de haber sido descubierto en 1899, fue hasta los 60’s cuando se le reconoció como una nueva especie, sin embargo, se sigue sabiendo poco de la especie. Los datos actuales: la especie parece estar distribuida y registrada por casi todas las cuencas oceánicas, menos en el Ártico; su dieta consta, presuntamente, de plancton y pequeños peces.


El MBARI descubrió, en una expedición por el Golfo de California, a un pez, la Thalassobathia pelagica, junto a esta medusa, se le vio junto a la campana de la medusa, incluso nadar dentro y fuera de sus brazos orales. Las aguas de “the midnight zone”[2] tienen pocos refugios, por lo cual el mayor refugio viene de los animales gelatinosos del entorno.


Medusa inmortal

Fue hallada en 1843 por René-Primevere Lesson, zoólogo francés, aunque sobre el descubrimiento su rasgo inmortal: la primera es que fue por casualidad. En 1988 por la costa noroeste de Italia por Christian Sommer, estudiante alemán de biología, quien llevo al animal a un laboratorio para observarlo y se sorprendió al ver que no moría pues reiniciaba su ciclo. La segunda versión es que lo hizo uno de los mayores especialistas sobre la medusa, el japonés Shin Kubota, quien vio un ejemplar en el mar del sur con el cuerpo lleno de espinas, las arranco, pero notó que se curaba y rejuvenecía; entre 2009 y 2012 repitió 12 veces el experimento de herirlas y en todas se regeneraba, antes volvía al ciclo inicial de vida.


Una de las mas de 4000 especies conocidas y habitan en mares de todo el mundo. Su ciclo de vida comienza similar al de otras especies de medusas: una larva nadando que se adhiere al fondo marino como pólipo para luego brotar y clonarse para formar una colonia, cuando madura produce medusas maduras. Es cuando las medusas inmortales se diferencian, su colonia al tener problemas de supervivencia puede transformarse en un quiste, similar al pólipo, para volver al fondo del mar y reiniciar el ciclo. Tras la fase reproductiva, dejan los óvulos y espermas en el agua, regresa al inicio, lo cual implica una transdiferenciación celular, donde sus células adultas vuelven a ser células madre que pueden transformarse en otras. Tiene un máximo de 2 centímetros de diámetro, tras años de evolución el celentéreo no puede morir de causas naturales, solo por depredadores.


Un estudio de un grupo de investigadores de la Universidad de Oviedo descifro el genoma de la medusa inmortal: la Turritopsis dohrnii o nutricola, publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences. En donde buscan entender enfermedades asociadas a la vejez. Los genes son asociados con la replicación y la reparación del ADN, mantenimiento de los telomeros, renovación de las células madre, comunicación intercelular y reducción del ambiente celular oxidativo. Pudieron observar cómo estas medusas con ciertas condiciones ambientales revertían en días y se volvían en pólipos.


Esta condición se descubrió con mas certeza a finales de los 80’s al observarlas en laboratorio, donde se detectaba que no morían como el resto, sino que volvían a ser pólipo. Se reproducen sexualmente en su estado maduro, pero como pólipo se reproduce asexualmente, por eso es tan peculiar la especie.


Medusa gran roja

En 1998, en la costa central de California, el personal de MBARI al estar inspeccionando el monte submarino Gumdrop detecto a un ser inusual, la criatura tenia un metro de ancho, no tenia tentáculos como las de la superficie, sino brazos orales como dedos debajo de su campana. De cerca se aseguraron de que era una nueva especie.


Tiburonia granrojo o medusa gran roja, consta de una campana que puede llegar a medir hasta un metro, tiene brazos gruesos, en lugar de tentáculos delgados, que salen de su campana para capturar comida. Invertebrado del mar profundo distribuidos en el Océano Pacifico Norte a profundidad de 660 a 8000 pies, su hábitat usual es “the midnight (bathypelagic) zone”[3], de dieta desconocida. Su clase es de Scyhozoa (escifozoos). Las capturas por los robots sumergibles ayudaron al investigador George Matsumoto y colegas en California y Japón a describir al animal, llamándolo Tiburonia granroja, por el vehículo operado remotamente (ROV) ya retirado del instituto, el cual fue fundamental para documentar al animal en su entorno. Desde ese momento se han visualizado a mas ejemplares en el Océano Pacifico, de Baja California a Hawái, incluso Japón.


Estas son solo unos cuantos de los ejemplares que me han parecido más extraños a la idea que se tiene de una medusa o tienen algo muy especial, pero es más importante señalar que a pesar del gran tamaño de algunas o sus características tan particulares se hayan descubierto tan tardíamente muestra la poca exploración sobre las profundidades del mar, incitar a seguir investigando y preguntarse sobre qué más hay ahí abajo.


Bibliografia

Alcalde, Sergi, “Estas medusas pueden picar sin llegar a tocar su presa”, en National Geographic España, 03 de marzo de 2020. Consultado en https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/estas-medusas-pueden-picar-sin-llegar-a-tocar-a-su-presa_15233

“Big red jelly”, en Monterey Bay Aquatium Research Institute. Consultado en https://www.mbari.org/animal/big-red-jelly/

Crespo Garay, Cristina, “La medusa inmortal podría desvelar las claves para entender las enfermedades de la vejez” en National Geographic, 1 de septiembre de 2022. Consultado en https://www.nationalgeographic.es/ciencia/2022/09/la-medusa-inmortal-podria-desvelar-las-claves-para-entender-las-enfermedades-de-la-vejez

Da Silveira, Evanildo, “La misteriosa medusa de apenas dos centímetros que puede vivir para siempre, según los científicos” en BBC News, 13 de febrero de 2018. Consultado en https://www.bbc.com/mundo/noticias-43037723

Elcacho, Joaquim, “Descubren a casi 1.000 metros de profundidad una medusa fantasma gigante” en La Vanguardia, 09 de diciembre de 2021. Consultado en https://www.lavanguardia.com/natural/20211209/7916862/descubren-mil-metros-profundidad-medusa-fantasma-gigante-california-stygiomedusa-gigantea.html

“Giant phantom jelly”, en Monterey Bay Aquatium Research Institute. Consultado en https://www.mbari.org/animal/giant-phantom-jelly/

“Medusas”, en National Geographic España. Consultado en https://www.nationalgeographic.com.es/animales/medusas

“Medusa gran roja”, en Monterey Bay Aquarium. Consultado en https://www.montereybayaquarium.org/espanol/animales/animales-a-z/medusa-gran-roja


Notas: [1] Alcalde, Sergi, “Estas medusas pueden picar sin llegar a tocar su presa”, en National Geographic España, 03 de marzo de 2020. Consultado en https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/estas-medusas-pueden-picar-sin-llegar-a-tocar-a-su-presa_15233 [2] “Giant phantom jelly”, en Monterey Bay Aquatium Research Institute. Consultado en https://www.mbari.org/animal/giant-phantom-jelly/ [3] “Big red jelly”, en Monterey Bay Aquatium Research Institute. Consultado en https://www.mbari.org/animal/big-red-jelly/


Imágenes:

Medusa invertida Da Silveira, Evanildo, “La misteriosa medusa de apenas dos centímetros que puede vivir para siempre, según los científicos” en BBC News, 13 de febrero de 2018. Consultado en https://www.bbc.com/mundo/noticias-43037723

Medusa fantasma

“Giant phantom jelly”, en Monterey Bay Aquatium Research Institute. Consultado en https://www.mbari.org/animal/giant-phantom-jelly/

Medusa inmortal

Da Silveira, Evanildo, “La misteriosa medusa de apenas dos centímetros que puede vivir para siempre, según los científicos” en BBC News, 13 de febrero de 2018. Consultado en https://www.bbc.com/mundo/noticias-43037723

Medusa gran roja

“Big red jelly”, en Monterey Bay Aquatium Research Institute. Consultado en https://www.mbari.org/animal/big-red-jelly/

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page